• viernes , 20 abril 2018

Al Bat: Empalme y su amor por el beisbol

 

Por Jesús Alberto Rubio.

Con el permiso de Guaymas, claro, hoy rescatemos la memoria de grandes protagonistas de la pelota amateur y profesional de Empalme.

Me disculpo porque de momento no recuerdo quien me hizo llegar el texto de hace años (vía el sitio tinacomics, creo), lo que agradezco y con gusto lo comparto como un homenaje a aquellos grandes personajes que enorgullecieron al béisbol empalmense.

A ver:

“Tal vez sea Empalme la mejor cantera de jugadores que ha surgido a través de los años y mencionar todos sus nombres sería una lista interminable donde podíamos llenar páginas y más páginas de tanta gloria de la ciudad rielera.

Vamos a retroceder unos años y mencionar algunos de aquellos protagonistas que a nuestra memoria surgen con la cooperación de nuestro buen amigo y alma mater del béisbol amateur del estado, como lo es Maximino Ramírez, quien una tarde dejó sus ocupaciones de farmacéutico para hacer remembranzas.

La plática se inició con el “Indio” Juan María, elegante short stop que brillo por los años de 1932 y 1945, toda su historia la escribió jugando en el antiguo galerón como se le llamaba al estadio Sud Pacífico.

Donde muchas veces su manera de jugar levantó de los asientos a los fanáticos con ovaciones que en los oídos de Juan María aún han de ser escuchadas.

José María Galaz “Guía Galaz” como centro fielder ha sido lo mejor que ha surgido de los llanos en Empalme. Jugó de 1922 a 1938, para variar su oficio fue Calderero en el Sud Pacifico.

Vicente Llanes Chávez, “El Toro Mocho”: jugó  de 1918 a 1936. Catcher y antesalista, en varias ocasiones fue llamado por otros equipos de fuera del Estado para reforzarlos como lo fue la Cervecería de Sonora y el Sonora de Hermosillo. Al dejar los arreos de catcher, los cambio por los de umpire.

Alcanzó el puesto de conductor, donde lo jubilaron por el F.C.

Ángel Castro: la gloria del béisbol pues sus actuaciones por espacio de 20 años son difíciles de imitar. Un gran Salón de la Fama.

No queremos pasar desapercibidos tanto jugador salido de los llanos empalmenses y aunque sea como recordatorio sus nombres quedaran plasmados en estas líneas, quien no recuerda a:

David García, Alberto Celaya, Demy Valenzuela, Chapo Barreras, Félix Villa, Los Palma, los hermanos Camacho, Kiriki, Manuel y Bocho, los Leal, Lupe, Coty y la Comadre, Bangue Durán, Morris y Tamacola Ibarra, Churrías Galaz, Catuti Santos, Pancho Alcaraz, Nico Genestas, Rigo y Abundio Vargas, Pluma Pérez, Nito y Chevo Meza.

Y qué decir de Pilo Gaspar, Ronnie Camacho, Saúl Villegas, Mingo Rivera, Rodolfo Hernández, Jaime López, ¡y cuantos más!..

Y yo agrego: ¡Hasta nuestro dilecto Porfirio Magaña Carrillo está en la lista de oro como nueva generación!

Es por eso, concluyó el documento, que a la hora de escoger nombre para el Estadio, eran tantas las glorias que hubiera sido imposible y por eso con orgullo y honrando a todos se les nombro Estrellas Empalmenses para que así llevara un pedacito de cada quien”…

(Continuará)

NETO MUNRO:

Jugué en ese parque de Tampico; primero en 1968 jugando para los Algodoneros de Torreón de la Liga Central Mexicana y, posteriormente, en 1970, con los Sultanes de Monterrey en un partido del rol regular de la Liga Mexicana. Esa vez lo hicimos de manera experimental para probar la plaza. Fue un partido contra del Águila de Veracruz, el cual ese año fue el campeón del circuito.

 RODOLFO LARIOS VELARDE:

Jesús: en 1972 se realizó en Tampico un campeonato nacional de softbol y el parque de beisbol, el cual efectivamente lo atraviesan las vías del tren fue acondicionado para tal evento.

Me tocó jugar varios partidos representando al equipo Gigantes de la ahora Ciudad de México, cuyo mánager Rubén “El Pato” López Díaz.

Debido a que al final se registró una muy fuerte lluvia, Tamaulipas fue declarado campeón ya que era el único equipo invicto. Sonora ocupó el tercer lugar.

LUZ MARINA MARTÍNEZ ARIAS:

Me tocó ver jugar al “viejito” Brovia, Pit Meza, Al Búfalo Everil, Stan Pitula, Jimmy Ochoa, Pepe Bache, Claudio Solano y muchos más. Tenía 10 años y me llevaban mis papás al estadio y a los peloteros extranjeros los veía siempre qué salía de la escuela Cuauhtémoc qué estaba por la Matamoros y Coahuila., Por la misma calle, enseguida de una Iglesia Evangelista, estaban unos bungalows de los Hoeffer y allí se asistían algunos peloteros, entre ellos los extranjeros y siempre me saludaban. Bonitos tiempos qué nunca olvidaré.

HORTENCIA OROZCO ESTEBANÉ (+)

Mi más sentido pésame y nuestra solidaridad para el profesor Fermín González Gaxiola, su esposo, además de la familia de la estimada académica y enfermera Hortencia Orozco Estebané, quien falleció en la mañana del miércoles en esta ciudad. También la Universidad de Sonora –y el Departamento de Letras y Lingüística– está de luto con su partida física. Hay dos textos que hablan de la trayectoria de tan distinguida amiga y docente universitaria en nuestro portal www.uson.mx

Related Posts

[Rich_Web_Slider id="1"]