• lunes , 18 diciembre 2017

Al Bat: Ronnie Camacho con el rector

Por Jesús Alberto Rubio.

Qué momento, verá:

Un alto honor y profundo orgullo como beisbolista y persona, calificó Ronaldo “Ronnie” Camacho Durán, miembro distinguido del Recinto de la Fama del Beisbol Mexicano, recibir la invitación que le hizo el rector Enrique Fernando Velázquez Contreras, quien reconoció en él una inspiración y ejemplo a seguir, especialmente para los jóvenes universitarios.

“Es una cosa muy grata y grande para mí”, expresó en la reunión celebrada en la sala de juntas de Rectoría de la Universidad de Sonora en donde advirtió que no es común que un pelotero profesional, ahora en el retiro, tenga la distinción de tener tan significativo acercamiento con la alma mater sonorense, lo cual agradeció sobremanera.

El agradable encuentro con el rector Velázquez Contreras se distinguió por estar salpicado de múltiples recuerdos de la trayectoria del “Ropero de Empalme”, su amistad con Héctor Espino, su característico poder para batear y la marca que estableció de 27 jonrones en una campaña, así como ser el estratega del equipo campeón –Venados de Mazatlán en la primera Serie del Caribe celebrada en 1974 en Hermosillo.

Junto con el rector Velázquez recordó que en la primera temporada de la Liga Invernal de Sonora (1958-1959), ganó la Triple Corona de Bateo jugando para sus Rieleros de Empalme.

También citó que el cuadrangular 27, el del record que luego el 71-72 empató el Naranjero Bob Darwin,  se lo dio a Horacio Solano, aquí en Hermosillo.

Entre  muchos otros detalles de su vida en el beisbol como jugador y mánager, Ronnie Camacho recordó a grandes estrategas como Tony Castaño y Benjamín “Cananea” Reyes de quienes dijo que dentro del terreno de juego no la pensaban dos veces para enviar toques de bola hasta el más tronquero de sus line ups, como fue con Espino y Nelson Barrera.

Dijo lo anterior respecto a la forma en que los pilotos arman su estrategia de juego ofensiva en México, en especial Ligas Mayores, donde ya los toques de sacrificio, por ejemplo, lo dejan cada vez más en el olvido.

Fueron muchos detalles los que compartió con nuestro rector universitario, quien además sorprendió a “La Roca” de Empalme con sus conocimientos en materia de la siempre rica historia beisbolera a partir de su niñez como asistente al “Fernando M. Ortiz y luego el “Héctor Espino”.

Presentación de libro

En su visita, acompañado de Graciela Hoyos Ruiz, encargada de la Dirección de Servicios Estudiantiles y Jesús Antonio García Ramírez, subdirector de Vinculación Estudiantil, se adelantó de la próxima presentación de su reciente libro “Ronnie Camacho recuerda”, por lo que al respecto señaló la importancia de tener un acercamiento con la nueva generación de estudiantes universitarios, lo que, sostuvo, lo valora en su más alta dimensión.

“En esa oportunidad platicaré en detalle todo lo que debe hacerse para llegar a ser un profesional en el deporte; es importante que los jóvenes conozcan quienes fueron los jugadores de antaño, que hacen en el retiro y detalles que muchos no conocen”, dijo al afirmar que en su obra relata sus vivencias como pelotero, además de recordar la memoria de todos aquellos protagonistas de su época.

Hizo ver que toda trayectoria exitosa y positiva experiencia de vida, en cualquier ámbito, debe estar llena de disciplina, cuidados en la salud, esfuerzo y amar lo que se hace. Sólo así se podrán formar hombres de bien, reiteró a quien se le considera un embajador de buena voluntad del Templo de los Inmorales del beisbol mexicano.

“Me tracé una meta y dije que no hay de otra que disciplinarse, esforzarse, tener ánimo y amar lo que haces, solamente así se llega. Tienes que estar al cien en tu estado físico, y mental ya que de otra forma tus facultades se merman como consecuencia del mal trato de vida que le das a tu cuerpo”, expresó.

En la reunión, tras tomarse la fotografía del recuerdo con el rector Velázquez Contreras, funcionarios y personal de su administración, recordó que al término de su trayectoria de 25 años como pelotero profesional y su rol de mánager donde logró dos campeonatos con Guaymas (66-67) y Mazatlán (73-74).

Ya fuera del béisbol activo, Ronnie fue alcalde de Empalme (1982-1985); luego recibió en el 2009 la Medalla al Orgullo Sonorense y que decir –dos años antes– haber sido nombrado, junto con Jorge Fitch, Huésped Distinguido de Hermosillo en el marco de un homenaje que le rindió la Asocrodes.

Reciente, logró la jubilación tras  27 años de ser el  coordinador general del área deportiva y recreativa del Grupo México con sede en Cananea.

Muchas felicidades, Ronnie, y te esperamos con gusto en tu próximo retorno al campus universitario para la presentación de tu libro.

Sé que tu mensaje a nuestros jóvenes universitarios serán una gran enseñanza en su formación.

Enhorabuena, amigo.

ASISTENCIA AL JUEGO DE ESTRELLAS

El estadio de los Cañeros de Los Mochis no tuvo la asistencia esperada en el Juego de Estrellas del lunes.

¿Qué sucedió; cuál fue la razón?

Hay varias opiniones al respecto.

Como aquella de que a diferencia del glorioso antaño, “ya no hay grandes estrellas en el circuito”.

Otros señalan a la plaza, incluida la de Obregón en lo que fue la primera edición de esta vuelta a los Juegos de Estrellas de la LMP.

Citan que mejor son las de Guadalajara, Culiacán y Mexicali.

(La próxima edición tendrá como sede a Mazatlán).

En mi consideración, quizá la inesperada mala primera vuelta de los Cañeros y su cambio de mánager, fueron factores para que se hayan visto muchos espacios vacíos en el parque, toda vez que no extraña que cuando “las cosas andan mal” la fanaticada se aleja de la grada.

Y ello, qué cosa, con todo y ser el juego estelar de media temporada.

El fanatismo en todo su esplendor, sabemos.

¿Qué hay por hacer para evitar haya poca gente en estos juegos y que cada año se fortalezca este evento…?

Ahí está el reto.

Related Posts

[Rich_Web_Slider id="1"]